Valladolid con niños

Ya no me voy a justificar más. Escribiré cuando pueda, tenga tiempo y me apetezca. Si. Y esas condiciones se dan hoy, así que te voy a contar nuestra visita a Valladolid. ¿Qué se puede hacer en Valladolid con niños?

Valladolid con niños

Aprovechamos que tenía que ir a INTUR 2016 por motivos laborales para transformar ese fin de semana en unas mini vacaciones.

Nos alojamos en el hotel Novotel Valladolid, muy cerca del museo, mucho espacio, zona infantil, desayuno buffet (mmmm 😀 qué gozada)

La primera noche fuimos al cine Broadway a ver: Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

Una película preciosa y que encantó a todos los miembros de la familia a pesar de que mi marido es totalmente enemigo de la saga Harry Potter.

Al empezar una trama diferente de cero se hace muy fácil seguir la película sin haber visto la saga de Harry Potter.

Así que aunque vayan de la mano, se basen en el mismo mundo, aparezca el símbolo de las reliquias de la muerte, etc. Si odias Harry Potter puedes digerir esta peli tranquílamente.

INTUR 2016

INTUR es la feria Internacional de Turismo de Interior, de visita obligada si trabajas en el ámbito turístico ya sea para promocionar tu zona o para recopilar ideas con el fin de promocionarla, como es mi caso.INTUR 2016, Valladolid

Igualmente, si no trabajas en turismo INTUR ofrece multitud de actividades infantiles, representaciones teatrales, música folklórica y lúdica en directo, sorteos de viajes y entradas y la oportunidad de conocer lugares para planificar tus próximas escapadas.

Además, como en todas las ferias se establece la relación amor-odio de ir cargada como una mula pero no poder parar de recopilar objetos de merchandising: cuadernos, lápiceros, bolígrafos, globos, imanes… sales de allí como si hubieras ido de rebajas.

Y si vas como yo, con el fín de hacerte con unos cuantos folletos para tomar ideas en el proceso de creación de los folletos turísticos de mi zona… los reyes magos a tu lado no llevan apenas carga.

Museo de la Ciencia de Valladolid

El tercer día de nuestra estancia en Valladolid con niños, justo antes de marcharnos, lo dedicamos al Museo de la Ciencia.

Al entrar, las chicas de recepción nos informaron de que junto a la entrada teníamos acceso a una representación en el planetario.

Por la edad del pequeño ellas nos recomendaban que uno de nosotros entrara con él a una representación orientada a niños de 6 meses a 4 años, que hablaba de forma absurdamente infantil acerca del ciclo del agua.

Y que el otro adulto entrara dos horas antes a otra representación sobre constelaciones del otoño con el mayor.

Una movida muy rara bajo el pretexto de que el pequeño con la de constelaciones se iba a aburrir.

A base de insistir explicando que son niños acostumbrados a ir de museos, a ir al cine, a teatros… al final cedió y no de muy buena gana nos dio las entradas a los cuatro para las constelaciones.

Luego resultó que el observatorio estaba hasta arriba de niños menores de 6 años. Mmmmmm ¿para qué tanta insistencia?

Planta -1

Empezamos la visita por la planta baja, descendiendo por unas escaleras mecánicas con las tripas al aire, que da bastante respeto. 

Sobre todo si has visto ese vídeo de una señora devorada por unas escaleras de un centro comercial. Mal rollo.

Impresiona el péndulo de Focault, de 11 m de altura que cuelga del techo y te permite constatar el movimiento de rotación de la Tierra.

Pendulo de Focault,Museo de la Ciencia de Valladolid

También la cadena de ADN que nuestros chicos ya conocen gracias a las películas de Jurassic Park y Jurassic World.

Adenina, timina, citosina y guanina…Para que veas.

En la planta baja hay varias salas, una dedicada a Pasteur con máquinas que desprenden olores, que es lo que enganchó al peque de la casa y breves explicaciones sobre la pasteurización y la elaboración del vino.

Otra la ocupaban varias exposiciones:

  • la energía: producción, almacenamiento, ahorro y energías renovables…
  • el agua: máquinas de compuertas, simuladores de olas, el agua en nuestro cuerpo, xilófono de agua…
  • lagos esteparios y triops. Gracias a esta sala no tendremos un criadero de triops en casa estas Navidades.
  • La química: es en la que más tiempo estuvimos, explicando a los niños los elementos químicos y dónde encontrarlos (como los animales fantásticos de la peli 😉 ). Facilita mucho la tarea de explicarlo la gran tabla periódica de los elementos que han montado con estantes cerrados en la cual cada estante es un elemento y en su interior se hayan objetos que contienen el elemento.Tabla periódica de los elementos, Museo de la Ciencia de Valladolid, Valladolid con niños

Hubiera sido mucho más fácil aprenderlo así, de modo práctico que de memoria, que fue como lo aprendimos para después abandonarlo en el olvido.

Aquí, hicimos la pausa para ir al planetario a aprender cómo localizar la estrella del Norte y la maravillosa historia de Andrómeda. Por fín le dimos significado a que el Caballero de Andrómeda, de los Caballeros del Zodiaco llevase cadenas.

Después de la representación volvimos a la planta -1 para ver la exposición sobre terremotos y volcanes, tema que entraba en el futuro examen de sociales sobre el relieve del mayor.

Planta 0

Ascendimos a la planta 0

Allí se hallaba una exposición sobre las neuronas que incluía, como hecha a propósito varias actividades sobre los órganos de los sentidos.

Era el tema del que se tenía que examinar en las siguientes semanas el mayor en la asignatura de naturales.

Así que como buena madre/profe frustrada aproveché al máximo y se lo hice lo más divertido posible para que lo procesara sin problemas.

La verdad es que de algo sirvió porque sacó un 8,25 en el examen.

Si es que no hay nada mejor que los conocimientos aplicados, esos que percibes con todos tus sentidos y vivencias, esos que no se limitan sólo al texto que hay que memorizar.

Planta 1

En la misma planta del Planetario estaba la exposición La Costa de los Dinosaurios.

Fósil, Museo de la Ciencia de Valladolid, Valladolid con niños

En ella, gracias al MUJA (Museo del Jurásico de Asturias) pudimos ver murales sobre la pangea, fósiles, huesos, pisadas… vamos todo lo que te puede flipar si eres un loco de los dinosaurios.

Y en esta casa todos somos un poco amantes de los dinos.

Ya estábamos un poco agotados y nos esperaba un viajecito de un par de horas hasta casa, así que esta última sala la vimos un poco en modo Flash Gordon, eso si, parando a hacer algún puzzle de huellas, que molaban mucho.

puzzles de huellas jurásicas, Museo de la Ciencia de Valladolid, Valladolid con niños

En general el museo nos pareció un poco caótico, muchas salas y un itinerario no muy bien señalizado.

Me fui con la sensación de que algo nos habíamos dejado por ver.

No había muchas guías, solo vimos dos en la planta baja y estaban de charla. 

En el Planetario había otra y en la sala de los dinos otra en la entrada pero tampoco aportaban demasiada información más allá de entregarte los folletos y decirte: “comienza en esta dirección”

Eso sí. Muy completo y dinámico, se puede tocar, ver, oler, manipular… y eso a los niños es lo que más les atrae de un museo. ¿O no?

 

 

The following two tabs change content below.
Técnico Superior en Educación Infantil y monitora de Educación Ambiental. Actualmente Agente de Dinamización Turística. Madre de dos niños de 5 y 9 años y esperando al tercero. Dedico mi tiempo libre a aprender con y de mis hijos, Sergio y Julio y a hacer aquello que más me gusta: coser, cantar, comer la deliciosa comida que cocina mi marido, fotografiar insectos, escribir y trastear con el ordenador. Escribo este blog y estudio online todo lo que pillo. Gestiono la página web turismolapernia.com y edito mensualmente la revista La Pernía, Magazine Mensual.

Latest posts by Adara (see all)

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web

catorce + 16 =