libros de texto

Libros de texto, tareas y señoras anti-zurdos

Queda claro con el título, ¿no? Si, soy de esas madres antisistema de no a los deberes ni a los libros de texto ni a las señoras anti-zurdos. Qué le vamos a hacer.  🙂

Y no es por nada personal, que yo de pequeña disfrutaba muchísimo recibiendo cada año libros de texto nuevos o reciclados, ayudando a forrarlos, poniéndoles pegatinas con mi nombre, haciendo deberes y aprendiendo.

Nunca he sido una mala estudiante, siempre he sido ratilla de biblioteca de las que en sus ratos muertos ojeaba la enciclopedia. Hoy en día nuestros hijos no saben ni lo que es una enciclopedia por tomos. ¿Pero qué ha pasado?

Ayer las madres de mi colegio nos reuníamos con la directora por más de 40 años de un colegio privado de Valladolid, que amablemente quiere dar clases de apoyo de forma voluntaria a los niños.

Su discurso empezó con la frase “los niños tienen que ser feliz en el colegio” y fue bastante motivador y con valores muy bonitos hasta que empezó con el régimen dictatorial de que los niños debían estar sentados y callados.

Ya tenía en mente hacer esta entrada, casi obligatoria a comienzo de curso sobre los libros de texto, pues bien, reunirme con esta señora me ha dado el empujón definitivo.

A pesar de que su metodología de 1974 está más que obsoleta aunque en su tiempo era totalmente transgresora, ella nos ha recordado algo que habíamos olvidado los padres:

En el sistema educativo actual prima el contenido y no las formas.

El principal objetivo es que se cumpla con el temario independientemente si el niño tiene buena o mala letra, aprende o no el contenido de este, coge el lápiz bien o mal, sabe mantener la atención o se distrae, pasando por alto si sabe o no realizar resúmenes y esquemas…

Los niños pasan de un curso a otro arrastrando estas carencias hasta que llegan al instituto y ya es insostenible.

La verdad es que la realidad educativa que me he encontrado hasta el día de hoy no ha sido así y he visto niños de primero de primaria repetir por estos motivos.

Personalmente no me gusta, pero si eso sirve para que afiance la base en lo que a escritura y lectura se refiere, pues dale.

Ahora que hemos cambiado a un centro rural veo que aquí está todo por hacer y que con un poco de esfuerzo por parte de la docente encargada, estos niños podrían aprender hasta el infinito y más allá.

Y sin embargo el sistema que podría ser abierto y libre se cierra en torno a libros de texto.

Porque sí, porque es mucho más fácil decirle a cada uno qué página hacer de ejercicios a esforzarse por promover la autonomía y que sean los niños quienes por medio de proyectos y vivencias aprendan el contenido curricular.

Pero quién soy yo para hacer nada, una madre con un titulillo de educación infantil que ve cómo se juega con la educación de sus hijos sin poder hacer nada más que reforzar y enseñar en casa autonomía.

Que a la larga será lo que necesiten, saber organizarse, hacer resúmenes, esquemas y estudiar ellos sólos.

Destripando los libros de texto

libros de texto

Los libros de texto actuales me matan, me desmoralizan totalmente. El texto correcto, vale, bien: título, definición… después van los ejercicios en relación con el texto y por último encuentras un maravilloso resumen ya hecho que será lo que nuestros hijos se estudien para los exámenes.

Pues ale ya está. La ley del mínimo esfuerzo. ¿Para qué leer todo el texto y hacer nuestro resumen o un esquema? Si ya viene hecho, me leo esto de aquí abajo y danzando.

Yo abogo por los libros de consulta, atlas, enciclopedias… y por supuesto por la tecnología, porque ya que está ahí y hay acceso a cantidad de información lo suyo es aprovecharla.

A mi de poco me sirve educar a mis hijos en el esfuerzo, en intentarlo todo las veces que sean necesarias hasta que nos salga y que luego se encuentren con todo hecho y nada por hacer.

Puedes decirme que “hombre, hacen los ejercicios”. Ejercicios de poco pensar cuya respuesta se copia integra del texto. EMMMMM 🙄

Y luego está el tema ecológico, que en la época que estamos en las que existen ya los libros digitales, los juegos educativos y miles de plataformas con contenido educativo…¿qué sentido tiene seguir con ese gasto de papel?

Que además es un gasto bestial con un tratamiento específico que dificulta muchísimo su posterior reciclaje y reutilizarlo también se complica cuando los contenidos son cambiados de un año para otro.

Pur último el precio es demencial si tienes en cuenta todo lo anterior.

Peleando con las tareas escolares

tareas

Odio los deberes, los de mis hijos.

Los deberes que les mandan del colegio porque en casa somos muy de coger el cuadernillo rubio y hacer una página porque sí, porque les entretiene.

Pero las tareas escolares me sacan los ácidos gástricos porque veo que mi hijo (el mayor, el peque aún no tiene) no sabe hacerlas.

No lee el enunciado (lo que me indica que en clase lo lee la maestra) y empezando así, mal vamos.

Después está que entienda o quiera entender lo que el ejercicio le pide y por último que lo haga correctamente.

Y al final de pura desesperación le termino ayudando y es lo peor que puedo hacer.

Pero es que todo esto tan básico: leer el enunciado, comprender lo que dice y contestar correctamente… ¿por qué no se lo han enseñado en el colegio?

No, les enseñan el temario, leer el texto y contestar las preguntas. Pero nadie les ha enseñado a contestar preguntas y nadie nace sabiendo.

Mi hijo tiene 8 años y una carencia de herramientas de concentración tremenda, y si lo complementas con una vagancia extrema… el resultado es una madre estresada con las tareas escolares.

De momento a pesar de estar en tercero jamás ha realizado un examen y miedo me da.

Aunque también me reafirmo en que no es sólo culpa del sistema, que el niño cumple la ley del mínimo esfuerzo a rajatabla como si fuera su religión.

Tirando de muletilla de madre: es listo, pero no le da la gana.

Si en algún momento me dicen que debe repetir pués repetirá y lo tomaremos como una oportunidad para que refuerce aquello en lo que falla.

Valorando métodos clásicos obsoletos de señoras anti-zurdos

Recomiendo leer: Los innovadores de la educación de hoy serán los clásicos de mañana.

Esta es una de las cosas que me gustaron de la reunión con esta señora, aplicaba su metodología partiendo de las carencias educativas de los alumnos.

Eso y que eran clases de alumnos de varias edades, que para mí eso es algo muy motivador. Los peques toman contacto con temas que tratarán en el futuro, aprenden de los mayores

Luego me disgustaron cosas como que se basaba en la disciplina tipo militar, silencio total, mantenerse sentado en el asiento, no alzar la voz… que suena muy idílico todo, que muchas madres pagaríamos porque nuestros niños estuvieran en silencio un par de minutos (ya no digo horas).

Pero a mi el sonido de niños es lo que me mueve como educadora: las risas, los gritos, sus preguntas, sus argumentos geniales y sus ideas locas e ingenuas.

Los niños tienen que aprender moviendose, jugando, tocando, viendo, experimentando…

clase en movimiento

Según ella era todo muy democrático, los niños eran escuchados y se tenía en cuenta su opinión y para paliar el orden militar en las aulas tenían muchos momentos de exploración.

Y por supuesto unos resultados académicos excelentes.

Hay muy pocos datos sobre ella y el colegio en internet, pero todo esto que os cuento nos lo mostró mediante documentos, recortes de periódicos, revistas… No pongo el nombre por no hacer escarnio.

Como ya su centro está cerrado y ella jubilada ha venido al pueblo a aportar lo que pueda y se nos ha presentado como una gran oportunidad de paliar las carencias educativas de nuestros hijos e hijas.

Si bien yo no soy muy partidaria de su metodología disciplinada y sobre todo de su ideología anti niños zurdos, no me parece del todo mal que evalúe a los niños y elabore un itinerario para trabajar las carencias educativas que tengan los niños de base.

Esto de la ideología anti zurdos me quebró los esquemas.

Cuando vió que mi hijo menor era zurdo me dijo que debería corregirle porque ser zurdo les trae muchas dificultades y que un zurdo debe ser enseñado por un maestro zurdo.

Me quede en silencio por educación, no quiero que le de un perrenque a una señora mayor, y si la hubiera contestado seguro que le habría dado una ligera taquicardia.

Y es que su anticuada metodología, que en su tiempo fue moderna, choca de modo frontal contra mi forma naturalista de ver la educación.

Si, naturalista: los niños gritan, corren, rien, hacen ruido, se ensucian, juegan… y paliar todo eso, forzarles a estarse quietos me parece antinatural.

Si hablamos de cambiar la direccionalidad de un niño que ha sido zurdo 5 años, para evitarle afrontar los problemas que se le planteen y superarlos…apaga y vámonos.

Pero bueno, que no es mi intención destripar a esta señora, que es una gran persona pero pertenece a otra realidad.

Ni tampoco manifestar que esta escuela rural tiene carencias, que de momento mis hijos asisten muy felices y hasta hay que pelear con ellos para que salgan de allí.

Lo que tengo claro es que ninguna formación anterior a la universidad te prepara para ella, al final eres tú el que aprende a organizarse y encuentras tu método de estudio.

Que si se reforzara eso desde pequeños sería mucho más sencillo alcanzar lo que te propongas, en lugar de centrarse tanto en terminar el temario por medio del libro de texto.

Revindico otras formas de aprender, en las que los niños deban buscar, investigar, leer, navegar por internet en busca de información y luego aprendan a poner todo lo encontrado en un orden con sentido. Creo que es como más aprendes: haciendo.

Espero que este artículo sea de interés. Si te ha gustado me harías un señor favor si lo compartes para que más gente lo lea y comentándome por ahí abajo.

QUE TENGAS UN GRANDIOSO FIN DE SEMANA

¡¡Aún estás a tiempo de participar en el SORTEO!!:

sorteo
¡Pincha en la imagen y participa!

 

The following two tabs change content below.
Técnico Superior en Educación Infantil y monitora de Educación Ambiental. Actualmente Agente de Dinamización Turística. Madre de dos niños de 5 y 9 años y esperando al tercero. Dedico mi tiempo libre a aprender con y de mis hijos, Sergio y Julio y a hacer aquello que más me gusta: coser, cantar, comer la deliciosa comida que cocina mi marido, fotografiar insectos, escribir y trastear con el ordenador. Escribo este blog y estudio online todo lo que pillo. Gestiono la página web turismolapernia.com y edito mensualmente la revista La Pernía, Magazine Mensual.

Latest posts by Adara (see all)

4 thoughts on “Libros de texto, tareas y señoras anti-zurdos

  1. Zaria 1 Octubre, 2016 at 00:15

    Lo del tema zurdo me parece practicamente insultante y mas cuando se lo dicen a mi solete 2 que para mi es perfect, asi que prefiero evitar el tema por retrogrado.
    Respecto al tema educacion, pese a no tener hijos recuerdo perfectamente nuestro sistema y actualmente me encuentro dandome de leches con el por mi intento de sacarme la uni trabajando. En mi opinion no solo es obsoleto y contraproducente sino que ademas a posteriori resulta inaplicable, nos enseñan a base de meternos las bases de las materias a machaque hasta que o bien las mecanizas o bien te sacan del sistema educativo, y una vez acabas no sirven para nada. Un ejemplo muy evidente es en los idiomas, nos enseñan infinidad de formulas de conjugar una frase, pero no a hablar o mantener una conversacion, no a cambiar el chip del idioma en la cabeza cuando te hablan en uno u otro, y asi con todas las materias, de que sirve que te obligen a mamarte clasicos de la literatura para trabajos o analisis si no los entiendes?
    En fin es un tema que me caldea asi que vamos a pasar, pero por dios que alguien se de cuenta, que empiecen a aprovechar el verdadero potencial que tienen tanto los niños como cualquier adulto que es nuestra curiosidad innata, por ahi es por donde deberian orientar la educacion.

  2. Mamá Arcoiris 25 Septiembre, 2016 at 14:10

    Estoy completamente de acuerdo contigo. Yo soy profesora de secundaria y he hecho sustitucionesben varios centros en los que he trabajado con y sin libros. Ahora mismo trabajo en un centro de refuerzo escolar y uno de los principales problemas de nuestros alumnos es que no saben procesar la información ( no saben hacer resúmenes o esquemas) así que estoy contigo en que debería importarnos más el cómo se consiguen los conocimientos que la cantidad de conocimientos consguidos pero por desgracia, el sistema educativo en este país esta montado así (no significa que no podamos pelear).
    En cuanto a lo de los zurdos, me dejas sin comentarios. Me paprece alucinante que en pleno 2016 aún haya gente que piensa así.

    • Adara 25 Septiembre, 2016 at 19:52

      A mi también me dejó ojiplática, jajajajaja. Pero mira, ya la comprendo, vivió una época en la que corregir a los zurdos estaba bastante extendido. Me alegra que una profesora me de la razón, eso es que mi batalla no es una batalla perdida del todo. El sistema educativo hay voluntad de cambiarlo, conozco muchos maestros que están en ello, pero queda… porque desde arriba es de donde viene el problema y aunque haya voluntad por parte del profesorado al final manda quien paga los sueldos. Es triste. Gracias por pasarte a comentar. Un beso

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web

4 × dos =